26°C
INTERNACIONAL
  • MediaNoticia
Niños rescatados de la cueva de Tailandia gozan de buena salud

El médico, Thongchai Lertwilairatanapong, dijo que los menores se encontraban en buenas condiciones pese a que perdieron dos kilogramos de peso.

NOTIMEX -11/07/2018 12:11

BANGKOK.- Los 12 menores y el entrenador del equipo de futbol que fueron rescatados de una cueva inundada del norte de Tailandia gozan de buena salud, pese a que perdieron peso y que algunos reciben tratamiento para infecciones pulmonares, confirmó hoy el Ministerio de Salud.



“Las 13 personas rescatadas de la cueva de Tham Luang se encuentran en buenas condiciones de salud”, afirmó el médico Thongchai Lertwilairatanapong, inspector general del Ministerio, luego de que los niños se reencontraron con sus padres en el hospital.

En declaraciones a la prensa, el funcionario dijo que los niños y su entrenador perdieron un promedio dos kilogramos de peso durante su calvario, pero que generalmente se encontraban en buenas condiciones y no mostraban signos de estrés.

Los 12 niños y su entrenador, Ekkapol Janthawong, quedaron atrapados desde el 23 de junio pasado, mientras exploraban el complejo de cuevas de Tham Luang, en la provincia norteña de Chiang Rai, después de la práctica de futbol, debido a que cayó un súbito aguacero, que inundó los túneles por donde ingresaron.

El médico explicó que el primer grupo de cuatro menores, de entre los 14 y 16 años de edad, que llegaron al Hospital Chiangrai Prachanukroh el fin de semana, comían normal, y no presentaban signos de fiebre.

“Aquellos a los que se les diagnosticó una infección pulmonar o que tenían heridas infectadas se recuperan bien. Todos pudieron caminar hasta los baños”, destacó Thongchai, según un reporte de la edición electrónica del diario Bangkok Post.

Agregó que el segundo grupo de cuatro, entre los 12 y 14 años, que ingresó al hospital el lunes, también se encontraba en buenas condiciones, ya que ninguno presentaba alguna enfermedad peligrosa.

Thongchai destacó que a las familias de los dos grupos se les permitió visitar a los pacientes en sus habitaciones, aunque se les exigió el uso de ropa protectora y permanecer a una distancia mínima de dos metros para evitar la transmisión de cualquier enfermedad.

El tercero y último grupo, compuesto por cinco personas de entre 11 y 25 años, quienes llegaron el martes por la noche, registraban signos vitales y temperatura corporal normales, aunque uno de ellos tenía una infección pulmonar leve.


ilp